Seguidores

domingo, 22 de noviembre de 2015

Mochuelo europeo (Athene noctua)

Mochuelo europeo (Athene noctua)

Mochuelo europeo (Athene noctua)

Mochuelo europeo (Athene noctua)

Mochuelo europeo (Athene noctua)

Mochuelo europeo (Athene noctua)

Mochuelo europeo (Athene noctua)

Mochuelo europeo (Athene noctua) La inconfundible silueta rechoncha del mochuelo recortándose al atardecer sobre un poste o un majano es todavía una de las imágenes más habituales y características de los ambientes agrarios españoles. Especie muy adaptable en lo que a la elección del hábitat y a su alimentación se refiere, este pequeño búho se extiende por la mayor parte de nuestro territorio, donde alcanza, en ocasiones, elevadas densidades —las más altas de todo el continente europeo—, a pesar de las negativas transformaciones sufridas últimamente por nuestros paisajes rurales. Descripción y Clasificación Orden Strigiformes; familia Strigidae Longitud 21-23 cm. Envergadura 51-54 cm. Identificación El mochuelo europeo es una pequeña rapaz nocturna de formas rechonchas, que se caracteriza, sobre todo, por una voluminosa y redondeada cabeza carente de penachos cefálicos. En su plumaje predominan los tonos marrones y grisáceos profusamente moteados de blanco. Las partes ventrales son más claras que las dorsales, aunque aparecen también intensamente moteadas (dibujo 1). La ancha cabeza se adorna con finas manchas blancas y las plumas que rodean el pico y las llamativas cejas blancas enmarcan unos grandes ojos amarillos de expresión sorprendida (dibujo 2). La cola es corta, al igual que las alas, que tienden a ser redondeadas; tanto una como otras aparecen abundantemente barradas con franjas parduzcas. El vuelo es rápido y marcadamente ondulado. Al ser un ave de hábitos parcialmente diurnos, es muy frecuente observar la característica silueta redondeada del mochuelo sobre tocones, tejados o piedras, incluso durante las horas centrales del día. Canto El mochuelo emite una gran variedad de sonidos durante todo el año, tanto de noche como de día, pero todos ellos tienden a ser muy agudos y con profundas inflexiones que recuerdan a un maullido. A menudo emite un kíu penetrante y quejumbroso; la voz de alarma es una secuencia rápida, explosiva y repetitiva, chi-chi-chi-chi.

1 comentario:

arantxa bello martinez dijo...

Hola Miguel me encanta el mochuelo, a mi me dicen que soy una jajajaja porque duermo poco por la noche. Nose como puedes hacer una fotos tan bonitas a los pajaros, me fascino con tus fotos, un saludo.